Hipertensión Arterial

Se habla de hipertensión cuando se detectan cifras de presión arterial por encima de un valor que, por consenso, se ha fijado en 140/90 mmHg. La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre sobre las paredes de las arterias cuando circula por ella. Hace falta una determinada presión para que dicha circulación se produzca, como las arterias son elásticas pueden adaptarse a diferentes situaciones. La presión cambia en diferentes circunstancias. Unas cifras altas aisladas no significan nada. Una elevación permanente de la presión arterial traduce una situación anómala de las arterias y señala al sujeto como un candidato a padecer problemas cardíacos, renales y cerebrales.

¿Cómo prevenirlo?

  • Vigilar periódicamente su tensión arterial. Más aún, si sus padres o abuelos han sido hipertensos.
  • Muchos hipertensos han normalizado su tensión arterial al lograr su peso ideal. Evite la obesidad.
  • Si su vida es sedentaria y físicamente poco activa, descubra el placer del ejercicio físico regular y, si es posible, al aire libre.
  • Disminuya el nivel de sal en la preparación de sus comidas.
  • Evite, además, los alimentos salados.
  • Reduzca al mínimo las grasas animales de su dieta y hágala rica en verduras, legumbres, frutas y fibras.
  • No fume y evite los ambientes contaminados por humo de tabaco.
  • Modere el consumo de bebidas alcohólicas.
  • No ingiera en exceso bebidas excitantes como el café, el té, etc.
  • Siga fielmente el tratamiento prescrito por su médico y no lo interrumpa sin su consentimiento.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Scroll to top